Otra de la Iglesia

El día 27 de abril se recordará en el futuro como el día en que dos ex papas, son elevados a las alturas y se transforman en santos.

Como dice el dicho, ”En todas partes se cuecen habas”, tal es así, que la iglesia católica en un acto de muchedumbres y con la participación del actual Papa Francisco, canonizo ayer domingo a dos extintos ex papas, que según la tradición de la iglesia, para llegar a esta instancia tiene que haber pasado mucho pero mucho tiempo, aparte de tener demostrado la consecución de dos milagros como mínimo.

Se dice que la canonización de estos dos hombres de la iglesia, especialmente uno, están realizadas en tiempo récord, es decir una ”canonización express”. Probablemente este hecho provoque un revés en los sectores más progresistas de la institución y a la inversa, una alegría para el otro sector, es decir el que corresponde a los más conservadores y caraduras de esta institución milenaria.

Estos dos hombres representan a dos sectores enfrentados en la iglesia. En el caso de Juan Pablo II, que falleció en el 2005, (solo han transcurrido nueve años para santificarlo) su canonización fue propulsada por Benedicto XVI, hombre muy cercano a Wojtyla y de todos es sabido del conservadurismo de estos dos prelados.

En el caso de Juan XXIII, que falleció en 1968 (han transcurrido más de 50 anos) y cuyo mandato se caracterizo por su acercamiento a las bases de la iglesia y su impulso al concilio Vaticano II, también, mostró la Iglesia de la apertura, de los pobres y de la modernidad.

Ante la diversidad de ambos clérigos, creo que la intención de el Papa Francisco de elevar a Santos a ambos sacerdotes a la vez, pasó por intentar la conciliación de los sectores en pugna. Otros piensan, que la verdad de esta historia pasa por una visión distinta en momentos diferentes.

Lo curioso de esto, es que al nuevo Papa se le identifica mucho más con Juan XXIII que con Juan Pablo II y ello más que nada, por su acercamiento al pueblo, por su firme apuesta de denunciar y expulsar a los curas pedófilos e insistir en los aspectos sociales. Al igual que Juan XXIII, Francisco va a los hospitales, a las cárceles y participa de todo lo que coincida con el acercamiento a los mas necesitados.

En resumidas cuentas, la idea de democratizar a la iglesia tendrá que esperar algún tiempo más, aún no están dadas las condiciones para enfrentar a los poderosos que mandan desde las sombras del Vaticano. Prueba de ello es que la canonización de Juan Pablo II es la imposición de grupos extremadamente conservadores, entre ellos el Opus Dei, que además apuesta por mirarse a ellos mismo, intentar acallar la pedofilia y excluir a teólogos que piensan diferentes a ellos .

En fin, con la iglesia nos hemos topado y no hay más.

Norrköping,28 de abril del 2014

Jalaman

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s